Qué comer en Israel o cómo sobrevivir al bufet del desayuno

Representación comida familia judía en el museo de la Diáspora, Beit Hatfutsot en Tel Aviv
Representación comida familia judía en el museo de la Diáspora, Beit Hatfutsot en Tel Aviv

Tras el post con las recomendaciones culinarias en Quito, en este articulo haremos algo parecido con Israel. En principio comer en Israel no debería ser complicado ya que siguen un dieta mediterránea parecida a la nuestra. Aunque es posible encontrar gastronomía de muchas partes del mundo, siempre estará adaptada al estilo Kosher. Kosher es la comida tradicional judía que no principalmente no incluye productos cárnicos derivados del cerdo. Y por supuesto también es posible encontrar comida estilo Halal que es la versión adaptada a la religión musulmana que básicamente tampoco lleva cerdo. Pero si pensáis que el problema principal va ser la falta de carne de cerdo o embutidos, estáis equivocados, el peor problema es enfrentarse al buffet del desayuno. En los viajes en grupo que se va a grandes hoteles urbanos donde hay otros grupos de diferentes nacionalidades, para el desayuno buffets que parecen más propios de una comida o una cena. Los españoles por lo general desayunamos poco y a ser posible cosas dulces, cuando nos alojamos en un hotel tendemos a comer más pero no hasta el punto de comer lo mismo que comerías para almorzar. Ya que la diferencia horaria aquí al contrario que en Ecuador no nos favorece, en Israel es sólo una hora más temprano que en España.

Dátiles frescos en Yardenit, el lugar del Bautismo en el Jordán
Dátiles frescos en Yardenit, el lugar del Bautismo en el Jordán

Al principio esos buffets parecen abrumadores con tropecientas opciones que después miras y hay pocas apetecibles bien porque te cuesta saber que es o bien porque eso no lo comerías para desayunar. Por no hablar de las opciones de bebida, en tres hoteles que estuvimos el café no valía para nada según mi madre que es experta en cafés. Aunque el tema del café es algo general en el país, lo toman que parece agua colorada demasiado suave. Y eso que hay muchas variedades de café en polvo, pero son todas iguales aunque tengan envoltorios diferentes. En algunos hoteles, en 2 de los 3 se podía encontrar cacao en polvo, me fijé porque ese es mi desayuno habitual, mucho problema con eso no tuve como hay maquinas automáticas o jarras (durante el Sabath y festivos) con leche caliente o fría. Lo que si es problemático es el tema de los zumos, a parte de que no son naturales, los ponen siempre sabor naranja. Los zumos de naranja sólo son buenos recién exprimidos pero al rato pierden todo el sabor y las propiedades. Y allí no es menos, cualquier refresco de naranja con o sin gas está mucho más bueno. El sabor alternativo suele ser limón que tampoco ayuda mucho. La solución, pues las infusiones, el té con agua o con leche por ejemplo.

Shakashuka en el café Marsand de Tel Aviv y parte de algunos bufets de desayuno
Shakashuka en el café Marsand de Tel Aviv y parte de algunos bufets de desayuno

Tras solucionar buenamente el problema de la bebida, es momento de buscar algo sólido para llevarse a la boca. Qué nadie se asuste que hay cereales, yogures y algo de fruta. Y también diferentes pan y quesos pero pocos embutidos por no decir ninguno, el bocata de jamón aquí no es posible prepararlo. Si te lo comes solo con quesos, es buena alternativa, puede ser que encontréis un tomate y algo de aceite, así que unos trozos de tomate o lo restregáis al pan y le echáis un poco de aceite y listo. Vale aceite solo también serviría, pero el tomate a parte de dar muy buen gusto al pan , reduce el ácido úrico y evita enfermedades como la gota.

Para paladares más dulces hay mermeladas que os costará un poco identificar, algunas pastas como cruasanes y tartas en trozos. Se suelen encontrar también unas pastas de origen turco, burekas que suelen ir rellenas en estos buffets de patata y queso. Aunque los ojos se os irán a las bandejas con tortellini y ensaladillas y os preguntaréis como demonios puede haber gente que desayune eso, pues si están ahí es por algo. Como con la bandeja de salsa de tomate, que es un plato llamado Shakshuka que lleva huevos fritos que si os gusta el tomate, tenéis que probarlo para comer porque está muy bueno. El buffet de desayuno va bien para pillar ideas para las comidas del resto del día. Pero para el desayuno, huevos sin tomate y revueltos también hay, con un poco de sal y pimienta, algún día os pueden salvar.

Plato de Pollo, Café Marsand Tel Aviv
Plato de Pollo, Café Marsand Tel Aviv

Si conseguís pasar el reto del desayuno israelí, el resto de comidas es pan comido, no vais a echar de menos el jamón para nada. La comida en general es muy buena, con mucha verdura y poca carne, principalmente pollo o cordero, aunque también ternera pero es más cara y no se encuentra tanto de menú.

En muchos restaurantes, tiene zonas diferenciadas para la carne y los lácteos (dairy en inglés), en la religión judía está prohibido que se cocinen estos ingredientes, tienen que estar totalmente separados, distintas cocinas y también distintos utensilios. Y otra cosa normalmente el servicio del camarero no está incluido en el precio igual que en EEUU, así que hay que dejar propina, entre 10-15% más o menos del total.

 Falafel versión Fast Food, Moshiko Jerusalén
Falafel versión Fast Food, Moshiko Jerusalén

El tema de la propina no suele afectar a los restaurantes de fast food que en el caso de Israel son los locales donde no hay servicio pero si mesas para sentarse y te venden platos como Falafel que son croquetas de garbanzos o el Shawarma que suelen ser enrollados de pasta rellenos de pollo.

 Kebab Israelí en Yardenit
Kebab Israelí en Yardenit

Una opción muy interesante es ir a comer a los bufets libres que están en muchos museos y grandes tiendas y allí no hay que dejar propina, el servicio está incluido. No hay gran variedad de platos, un o dos platos de carne, uno de pescado pero una gran cantidad de ensaladas y por supuesto Hummus. El hummus igual que el falafel o Shawarma también son parte de la gastronomía de otros países de la zona y es ni más ni menos que un potaje de garbanzos con pasta de semillas de sésamo llamada Tahine. No es nada difícil de hacer y es perfecto para acompañar todo tipo de platos, y en casa lo tenemos adoptado porque comer garbanzos solos no no es lo suyo, son muy sanos pero sosos. Y otro plato que también tiene muchos puntos de ser adoptado, pero de cara al verano porque es muy fresquito son las ensaladas de tomate y pepino que te ponen en muchos restaurantes como acompañamiento pero en un plato a parte.

Shawarma de Pollo
Shawarma de Pollo

Y por último si os apetece comer otro tipo de comida más internacional pero pasada por el filtro Kosher, tenéis que saber que hay una calle en Tel Aviv llena de este tipo de restaurantes, Bograshov que se accede fácilmente desde la calle Ben Yehuda que es una de las principales de Tel Aviv. De los días que pasamos en Tel Aviv puedo recomendar dos restaurantes. Uno en la calle Ben Yehuda, 2 calles antes de llegar al Bulevard Ben Gurion, Frishman Street hay un café llamado Marsend donde probé la Shakshuka. El otro está en la calle Allenby yendo al Mercado Carmel, un restaurante de Yemen, pequeño bastante sencillo con mesas rojas y sillas negras. Tiene nombre hebrero así que no recuerdo el nombre, pero tiene una especie de roll-up con los platos donde se puede leer en inglés Authentic Yemenite Food. Mi señora madre y yo nos hemos pasado un buen rato mirando en el Google Maps para dar con él porque es una auténtica joya escondida, bien de precio y buena la comida. Es el número 47 de la calle, tiene de vecino a un restaurante mucho más cuco que parece un burger americano, también más conocido y supongo que más caro. El Yemenite está abierto siempre aunque haya fiestas judías como el año nuevo. La referencia de la propina 10-15-20% es del ticket de este restaurante que lo indicaba.

Tilapia o Pescado de San Pedro en Yardenit
Tilapia o Pescado de San Pedro en Yardenit

Y en Jerusalén, lo explicamos un poco en la primera parte de la crónica del viaje a Israel, comimos en el Rimon que tiene platos completos por 49-59 NIS (10-15€), es una cadena de varios restaurantes, pero hay uno en la calle Lunz, que está entre las calles Yafo (donde pasa el tranvía) y Ben Yehuda. En la calle Ben Yehuda está el Moshiko donde están los Falafel y los Shawarma a 15-20 NIS. Y buen autoservicio es del museo del Holcausto, que tiene restaurante de carne y su correspondiente de leche (dairy). En Jerusalén es más difícil encontrar restaurantes abiertos en festivos judíos incluido el propio Shabat.

Hummus Casero
Hummus Casero

Esta es en general una gastronomía vistosa, no precisamente barata pero realmente sabrosa, con ingredientes conocidos y otros desconocidos, con platos prestados, alimentos y combinaciones no permitidas pero que el resto de opciones no te lo hace añorar mientras se esté allí. No os dejéis asustar por un bufet de desayuno con opciones extrañas que simplemente no está pensado para los hispanos, porque en Israel hay otras nacionalidades de turismo mayoritario.

Este post fue publicado originalmente en nuestro Blog de Viajes Travelling Dijuca dónde puedes seguir al completo nuestros viajes.

Anuncios

2 comentarios en “Qué comer en Israel o cómo sobrevivir al bufet del desayuno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s