Del origen de los pasteis de Belém y la Ginjinha de Lisboa

Ginginha
Entrada A Ginjinha Lisboa

Cuando se habla de Belém no hacerlo de sus famosos “pasteis” es poco extraño pero como nos centramos en la época de los descubrimientos portugueses no había un relación directa. Podemos disfrutar de los pasteis en su ubicación original de Belém por un hecho histórico sucedido en el propio país, del que además procede otro producto muy típico de Lisboa que podrían combinar bien ambos.

El siglo XIX fue una época muy movida en Portugal, guerras civiles, cambios de gobierno que en 1834 provocaron una decisión que dejaría a muchas personas literalmente en la calle y sin ocupación, lo que significó un cambio drástico en su modo de vida. El estado de Portugal obligó a echar el cierre a las ordenes religiosas en el país y a sus integrantes a buscarse la vida para poder subsistir. Algo similiar a lo que ocurriria en España en 1836 con la desamortización de Mendizábal, el estado también requisó las propiedades de la iglesia católica. Y cada uno lo hizo como buenamente pudo, según lo que hacían en su monasterio o convento, dulces, bordados, cultivar verduras, cuidar flores o incluso elaborar cervezas o licores.

Si, si licores, en este caso licor de cerezas, más conocido como Ginjinha una bebida muy popular en Lisboa. El primer establecimiento de esta bebida enfrente de la iglesia de Santo Domingo, la igreja de Sao Domingo de la que hablamos en otro post. Fue abierto en 1840 por un fraile dominico gallego del anexo convento. Al Ginjinha o Ginja se le suponen ciertas propiedades medicinales por lo que su consumo esta muy extendido y para según quien bastante habitual. Hay quien toma tantas bebidas al día como comidas, para desayunar, almorzar, merendar, cenar y seguro que encuentra alguna excusa para tomar un quinto o un sexto. Pero también es una atracción turística en si y al menos una copita hay que probar. Como pasamos por ahí de mañana y como no estoy habituada a beber para mi no son horas para eso, queda para otra ocasión.

origen-pasteis-de-belem

Lo que si no perdone fueron los pasteis de nata como merienda, como extremadamente golosa que soy. Pues la historia de los pasteis de Belém es algo parecida. El vocablo Nata es uno de los falsos amigos que son algunas palabras idénticas pero con diferente significado entre el portugués y el español. En el caso de los pasteis, el panadero del vecino monasterio de los Jerónimos vendió en la misma época la receta a un empresario portugués venido de Brasil que tenia una fábrica de azúcar próxima al convento. En 1837 reformó la fábrica para convertirla en lo que hoy se conoce como “A antiga confeitaria de Belém” donde se puede degustar los pasteis en el mismo lugar donde se fabrican. En muchas cafeterías de Portugal se pueden comprar pastéis pero los auténticos y únicos solo son los de lado del Mosterio de los Jerónimos, de la casa de los toldos azules.

Pasteis de Belem
Pasteis de Belém

De Gastronomía con una perspectiva histórica seguramente volveremos a hablar más adelante, pero hoy simplemente quería invitaros a pasteis y si alguien quiere ginjinha por mi cumpleaños.

Este post fue publicado originalmente en nuestro Blog de Viajes Travelling Dijuca dónde puedes seguir al completo nuestros viajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s